Un millón de cosas

Un millón de cosas

 

Angustiado, Isan le preguntó a su maestro Gyosan:

- Si un millón de objetos vienen hacia nosotros, ¿qué debemos hacer?

- Un objeto verde no es amarillo. Una cosa larga no es corta.

Satisfechos de este intercambio, Gyosan e Isan se despidieron y cada uno se fue por su lado.

EXPLICACIÓN

- Maestro, la vida me angustia. Estoy inundado por su multiplicidad. Millones de cosas vienen hacia mí. Todas me atraen. Me han invadido. Esto me desespera.

- No te preocupes. Sucede que tu percepción sólo puede captar una cosa a la vez. Por consiguiente, es inútil angustiarte por anticipado. Mira cada cosa en la medida en que se presente. Cuando un objeto verde se presenta, es único. No es todos los objetos. Acéptalo tal cual es y vívelo. No existen millones de instantes por vivir. Solo existe el instante presente. Los demás vendrán después de éste. Se encuentran en camino de convertirse en el instante presente, pero si tú conservas la calma, la tranquilidad, sin hacer proyecciones y sin angustiarte demasiado, vendrán uno tras otro y tu vida se desarrollará muy bien.

______________________________________

A veces, la angustia se instala a partir de la percepción cerrada que nos planteamos de la realidad, sintiendo que hay un millón de preocupaciones que no permiten avanzar en entendimiento ni en bienestar.

Vive en tiempo presente, vive conectado y reconectado a lo que realmente eres, un ser auténticamente de amor.