Meditar

Meditar

Si ya haz visto parte del contenido de esta página, te podrás haber dado cuenta que te sugiero alguna información que me ha parecido interesante y que tienen relación también con ir contactándonos con nosotros mismos, con ir explorando esa relación tan bonita que es empezar a dialogar con tu yo interno, con tu yo superior.

Uno de los temas que no he tocado, es el de la Meditación. Para mí es un tema y una práctica necesaria, pues con el mundo en el que estamos viviendo los espacios para pausar, pensar, y sentir, se ven muy limitados. La meditación abre un espacio al desarrollo personal, al descanso y también a la energización (cuántas veces nos quejamos de lo cansados que estamos y de cuán rápido va la vida).

Si no haz practicado nunca la meditación, te preguntarás cómo se hace, qué tienes que tener o cuáles son las condiciones para hacerla. Hay varias formas, y varias cosas que podrías agregar para darte realmente un espacio para meditar, como puede ser: poner música para meditar, inciensos, etc. Pero lo básico es lo siguiente:

  1. Busca un lugar dónde estar entre 15-20 minutos tranquil@.
  2. Cuando encuentres ese lugar, toma en consideración que si estás con más personas alrededor, podrías pedirles que no interrumpan ese espacio por ese tiempo. También es necesario que dejes tu móvil (teléfono celular) en modo vibratorio o que lo apagues por ese tiempo. Nada es tan importante como para no poder esperar 15-20 minutos. Considera que este espacio es un regalo que te estás haciendo a ti mism@.
  3. Busca un cojín para sentarte cómodamente durante estos minutos. Puede ser que sientas incómoda la espalda, así es que puedes acomodarte cerca de una pared para mantener recta la posición. Sino, puedes ocupar una silla.

Y listo, ya puedes empezar a Respirar.